La Bistroteca, el bistró de hamburguesas

La bistroteca, ofrece una amplia carta de hamburguesas que se complementa con otros manjares gastronómicos.

Que su subtítulo sea feel & eat es casi circunstancial si se tiene en cuenta que el uso de ambas palabras en inglés puede enmarcarse en un formato cool de los muchos que pueblan Madrid, cuando La Bistroteca es, en realidad, un bistró interesante con una carta de buenas hamburguesas.

Es, en cualquier caso, el proyecto de varios socios (Vanessa San José y Alexandra Galvis), estrenado el 20 de febrero de 2016, en Espartinas, una minúscula calle de Madrid que, en muy poco tiempo, se ha convertido en destino gastronómico, por albergar locales como Taberna Verdejo y Recreo.

La hamburguesa, su plato estrella

“Carta del mundo”, definen en La Bistroteca, pese a tener la hamburguesa como especialidad bajo varias reglas: carne de alta calidad, uso de parrilla de carbón y amplio recetario. Este local no ofrece hamburguesas básicas o convencionales, sino que suma un listado de opciones que alían ingredientes y diferentes tipos de panes y carnes (casi siempre 100% de vaca rubia gallega). Con precios de 12 a 15 euros, hay opciones como con vaca gallega picada, como La Gansa, con foie y cebolla casera caramelizada; La Bacon, con beicon, tomate, mezcla de queso cheddar con pasiego y pepinillos, salsa barbacoa y mezclum de lechuga, en pan clásico de semillas; La Poblana, con queso de cabra en costra de ceniza, chutney de jalapeños y mayonesa de aguacate, en pan artesano de cerveza negra; o La Wellington, con chalota, champiñón, foie y cebolla francesa glaseada, sobre una base de mayonesa dijon en grano; o la de Calabaza, con crema de queso azul y queso fresco a la plancha con crujiente de sésamo negro.

La carta cuenta con opciones más allá de la carne vacuna, con burgers como La Nipona, de atún a la barbacoa; La Koreana, de costillitas de cerdo deshuesadas; o La Corrala, de contramuslo de pollo a la brasa. Entre las últimas novedades, está La Oriental, con base de sésamo ligeramente picante, salteado de cebolleta china y brotes de soja, queso Gouda y la carne sellada con salsa de tamarindo.

Guacamole

La carta también contempla opciones como el guacamole, servido en mortero de piedra con lima, cilantro, cebolleta tierna y terminado delante del cliente en la mesa; Corazones de alcachofas fritas con salsa romescu; Tequeños o bastoncitos rellenos de queso y acompañados con salsa de tomate y albahaca; la Variedad de croquetas; el Hummus o la Ensaladilla rusa. Además, hay brochetas de pulpo, picaña o atún; y varias opciones de tacos, como el Taj, con carne de cordero al horno con toques de menta, ron y pasas; o el Yucatán, con pollo de corral al pibil (marinado durante 12 horas en achiote, naranja y especias).

 

Enlace noticia completa: http://www.expansion.com/directivos/estilo-vida/rincones-gastronomicos/2017/12/14/5a32554422601d34468b458e.html